lunes, 5 de septiembre de 2011

La estructura perversa y los rasgos de perversión. ¿Existe una correcta orientación sexual? , ¿Es la posición sexual algo “natural”?, ¿Qué es ser hombre y qué es ser mujer?. Por Hernando Bernal

REGISTRO DE LECTURA


 Por Hernando Bernal


Un verdadero perverso lo podemos identificar porque él sabe cómo y dónde puede obtener la satisfacción sexual, lo que lo caracteriza es que él sabe exactamente como alcanzar el goce con verdadera certeza, también abarca todas las conductas sexuales con una desviación como las parafilias. Para abarcar este concepto es necesario tener claro que para el psicoanálisis hay dos acepciones de perversión, una de ellas es la estructura perversa clínica o psíquica del sujeto, donde supuestamente esta alterado el objeto (sexo opuesto) y la meta (el coito) según Freud; y hay otra donde se refiere a todos los seres humanos “normales”, que  poseen rasgos o comportamientos perversos y esto se presenta tanto en los adultos como en los niños como respuesta sexual.
Para la ciencia el homosexual nace, reduciéndolo  a un organismo y  cerebro, esto les permite desligarse de todo tipo de consecuencias  escudándose en  este discurso, diciendo que no es su decisión sino de un gen, Así mismo la ciencia reduce a los genitales que posee el ser humano a la sexualidad, es lo que lo diferencia unos de otros, ya sea el pene o la vagina,  designando el sexo,  mujer o hombre y como a esto se reducen los seres humanos, se puede cambiar con una cirugía según los deseos de cada persona.
  Por el contrario para el psicoanálisis es diferente, no solo con los homosexuales sino también los heterosexuales diciendo que estos no nacen sino que se hacen, presentando que no es tan simple como la ciencia lo plante al cambiar el sexo dependiendo de lo que cada persona desee, sino que es más complejo de lo que parece, diciendo que esta posición sexual gira alrededor de un significante; el falo, que no se designa por la parte física de tenerlo o no, sino por un significado que la persona posee e integra a su ser, Siendo el falo, el nombre que recibe el pene al ser interiorizado, ese significado inscribe al sujeto en un grupo u otro, sin dejar de lado que también es algo que se construye o que se logra, no solo dependiendo del tipo de cultura, sino también, del tipo de vínculos que estableció con los primeros objetos de amor y deseo -sus padres- en su primera infancia.
Pero la ciencia supone que los seres humanos deben estar programados, un ejemplo de ello es que se inclinen por una correcta orientación sexual, tomado esto como un prejuicio o juicio moral apoyado en los genes, para el psicoanálisis no  es  así, ya  que no  se  hacen  juicios  y  que  por  motivos como el lenguaje, el ser humano se ha apartado de la naturaleza y  a perdido sus instintos esto lo podemos observar claramente en los animales, que de forma natural desarrollan una correcta  orientación sexual,  ya que los instintos vienen programados, inclinándolos por el sexo opuesto, la hembra emite un olor que despierta una respuesta del macho en su ciclo fértil, el los humanos no lo podemos observar ya que ellos no persiguen a las mujeres en su estado fértil, lo cual no se puede observar  y una característica es que los hombres las lleven a esto y en los animales se llama instinto dado que  desarrollaron una conducta normal y una espontanea orientación sexual, lo que en los humano desde el psicoanálisis  se llama pulsión, por lo que él se ha desnaturalizado.

GLOSARIO:
Parafilias: "Desviados", "perversos", "aberrantes", son algunos de los vocablos que se han aplicado a las personas que sufren de un deseo hacia objetivos sexuales claramente alejados de lo que es compatible con la "normalidad". Fue necesaria la aparición de las clasificaciones internacionales para que se las enmarcara en un contexto clínico.
Podemos decir que las Parafílias son conductas sexuales en los que se usa la imaginación o actos pocos comunes o extraños, necesarios para la excitación sexual, con tendencia a la insistencia, a la resistencia no siempre sujeta a la voluntad, y a la dependencia, de tal modo que la gratificación sexual está sujeta a unos estímulos relativamente insólitos que se convierten en el foco principal, y a veces exclusivo, del comportamiento sexual.

tomado de http://www.sexologias.com/html/parafilias.htm  el dia 4 de septiembre del 2011






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada